¿Es grave la Vaginosis Bacteriana?

Por qué debo tratar la vaginosis bacteriana si no tengo síntomas molestos

La Vaginosis bacteriana aún cuando no produzca mal olor en el área genital, ni secreciones vaginales abundantes o algún otro síntoma, aumenta exponencialmente el riesgo de la mujer que la padece a contraer severas enfermedades de transmisión sexual, tales como el HIV, SIDA, la enfermedad inflamatoria pélvica, verrugas genitales, abortos, esterilidad, etc. La pérdida de la acción protectora de las bacterias residentes en la vagina facilita la entrada de otros microorganismos y la infección de bacterias nocivas las cuales pueden ser potencialmente letales.

La Vaginosis bacteriana aumenta el riesgo de contraer y transmitir el VIH

Las pacientes con esta enfermedad tienen anormalmente adelgazada la pared celular de la mucosa vaginal,  son más propensas a presentar pequeñas fisuras de las paredes vaginales, aumentando el riesgo de contraer el VIH,  al abrir un mayor número de  puertas de entrada a este virus al torrente sanguíneo de la paciente. De igual manera las mujeres que son VIH positivas,  aumentan su capacidad de  transmitir este virus a sus parejas, al aumentar la cantidad de copias de este virus presente en las secreciones vaginales, así como de gotas de sangre lo cual es una mezcla terrible para la transmisión del VIH o SIDA.

La vaginosis bacteriana puede causar esterilidad

La vaginosis bacteriana es una puerta abierta a las enfermedades e infecciones de transmisión sexual al facilitar que estas entren y colonicen a la paciente. Las infecciones por  las bacterias Gonococo, y Clamidia Trachomatis, están asociadas a esta enfermedad y son causa frecuente de inflamación de las trompas de Falopio del útero y de la potencialmente letal enfermedad inflamatoria pélvica. La inflamación de las trompas ocasiona que estas se cicatricen y obstruyan, imposibilitando que el óvulo, descienda,o que los espermatozoides suban, y fecunden al óvulo, por lo que son causantes de esterilidad, al obstruir estos conductos, de  manera similar a un derrumbe de rocas en un túnel de carretera, el cual queda completamente obstruido.

La vaginosis bacteriana predispone al parto pretérmino o prematuro

La alteración de la flora vaginal, o de las bacterias que residen de forma normal en la vagina ocasiona, que otros microorganismos nocivos asciendan por las paredes de la vagina, entren en la cavidad uterina de la mujer embarazada, y rompan las membranas amnióticas en la cual está envuelto el feto, por lo que adelantan el parto y ocasionan niños prematuros. De igual manera, el riesgo de que estas membranas sean infectadas por bacterias es mayor y aumentan el riesgo de una enfermedad que puede ocasionar tanto la muerte del feto como de la madre denominada corioamnionitis que es la infección de las membranas que envuelven al feto.

La vaginosis bacteriana predispone a la Enfermedad inflamatoria pélvica y esta puede ser mortal.

La infección del aparato reproductivo femenino es ampliamente favorecida por la Vaginosis bacteriana y podríamos decir que es la mayor causa de alarma y vigilancia de esta enfermedad. Ya que esta infección de los órganos reproductivos femeninos es muy severa, rápida y tiene una alta tasa de mortalidad sino se trata en las primeras horas de su aparición. Una vez que la infección alcanza las trompas y llega a los ovarios, la paciente rápidamente se deteriorara en su condición, puede presentar una infección en todo el cuerpo y un cuadro de inflamación general llamado sepsis.

La vaginosis bacteriana puede interferir en la vida sexual de la paciente

La vaginosis bacteriana ocasiona, disminución de la secreción de las células de la pared vaginal, por lo que la lubricación necesaria para mantener relaciones sexuales con penetración puede ser insuficiente, ocasionando pequeñas heridas y dolor durante este acto sexual en la paciente. De igual manera, la producción de aminas y mal olor producto de las secreciones vaginales aumentan durante el acto sexual, lo cual hace que la paciente se sienta avergonzada e insegura lo que disminuye drásticamente su capacidad de relajación y disfrute.

La vaginosis bacteriana puede ocasionar problemas y molestias al orinar

La irritación ocasionada en el área peri-vulvar y alrededor de la uretra produce ardor y dolor al orinar de la paciente que padece de vaginosis bacteriana, y las posibilidades de sufrir de una infección urinaria están aumentadas, por lo corta de la uretra femenina que no impide el ascenso de bacterias a través de esta.

¿Qué pasa si no recibo tratamiento para la Vaginosis bacteriana?

Como ya se ha descrito en los otros artículos y en los párrafos anteriores, existen 50% de pacientes con esta enfermedad que son prácticamente asintomáticas. Sin embargo, los riesgos para todas las demás patologías estarán aumentados considerablemente mientras presente esta alteración. Con el paso del tiempo si la enfermedad no es corregida, la paciente se puede tornar sintomática, o descubrir tardíamente alguna complicación ocasionada por otra infección, que tomó la oportunidad debilitante que la Vaginosis bacteriana provocó y afectar otros órganos.

Ahora seguramente ya conoce porque se debe tratar la vaginosis bacteriana aún en pacientes sin síntomas molestos.

Remedios caseros que pueden ayudar a tratar la Vaginosis bacteriana

Aumentar la ingesta oral de probióticos es una medida que ha demostrado ser útil tanto en el tratamiento como en la prevención de recaídas de esta enfermedad: el beneficio es mayor cuando se ingieren probióticos especialmente diseñados para la flora vaginal, sin embargo  el beneficio de estos compuestos es también observado con la ingesta de probióticos gastrointestinales. Incluso entre las pacientes que aumentaron la ingesta de yogurt en sus dietas, se encontró mejoría y protección.

La acidificación del medio vaginal mediante la aplicación de vinagres, ha demostrado cierta efectividad en la restitución de la flora bacteriana y la disminución  en la cantidad de colonias bacterianas nocivas

El tratamiento para la vaginosis bacteriana es sencillo e indoloro, y se puede considerar relativamente económico, por lo que no existe una razón de peso para poder sugerir la omisión de este, en cualquier paciente que presente esta enfermedad, aun en los casos en los cuales la paciente ha presentado varios episodios o un antibiótico fue ineficaz, la probabilidad que ese mismo tratamiento funcione en una segunda oportunidad es alta. Con el beneficio que existen varios regímenes y opciones terapéuticas para que la paciente pueda elegir.