Dolor durante las relaciones sexuales

Experimenta dolor durante las relaciones sexuales, puede padecer de Vaginosis bacteriana

Padecer dolor durante las relaciones sexuales es denominado dispareunia  y puede ser un signo de vaginosis bacteriana presente en la mujer. Las mujeres sexualmente activas deben estar vigilantes, de cualquier nuevo dolor o molestia, que pueda presentarse durante el acto sexual, y prestar especial atención a la frecuencia, e intensidad de este,  así como a la fecha de aparición y si el dolor  es intermitente o constante, desde que se presentó por primera vez, ya que esta información es crítica para orientar el diagnóstico de vaginosis bacteriana que hasta ese momento pudo pasar desapercibida por su condición de asintomática. De igual manera, luego del episodio de acto sexual doloroso, mucha atención es requerida para detectar o identificar la expulsión de alguna secreción vaginal o la presencia de un mal olor.

¿Cuándo buscar ayuda?

El primer episodio de dispareunia o dolor durante el acto sexual debe encender las alarmas,  la paciente debe anotar este hallazgo en su diario médico, o en su agenda personal,  con el fin de que ella misma, pueda realizar un seguimiento riguroso de sus síntomas.  La frecuencia, duración, aparición súbita o insidiosa, la intensidad, las causas que lo empeoran y las que lo alivian deben ser detalladamente reportados en este diario. Ya que estas características descarta otras enfermedades que pudieran ocasionar el dolor durante el coito.

Si los síntomas persisten o empeoran en los encuentros sexuales consecutivos, es altamente recomendable que la paciente busque una evaluación médica con el propósito de resolver la dispareunia y prevenir las posibles complicaciones de la vaginosis bacteriana u otra enfermedad que lo esté causando.

¿Cómo saber qué es Vaginosis bacteriana y no otra patología?

El dolor durante el acto sexual puede ser ocasionado por múltiples razones tales como:

  • Razones mecánicas

Tales como los  movimientos bruscos, inapropiada lubricación del método de barrera o condón, lesiones al afeitar o rasurar el área genital femenina.

  • Infecciones o enfermedades de transmisión sexual

La infección con virus de Herpes 1 o HSV 1 ocasiona lesiones vesiculares alrededor de los labios mayores que resultan intensamente dolorosas.

La infección por gonococos y clamidias genera dolor genital durante el acto sexual.

  • Razones hormonales

La disminución  en la producción de estrógenos, la cual disminuye la secreción y lubricación de las paredes vaginales puede ocasionar dolor durante el coito.

  • Vaginosis bacteriana

La paciente no tendrá ninguna lesión externa, como vesículas, o pústulas en la piel genital. Puede estar presente una secreción vaginal blanquecina similar a la leche en la ropa interior de la mujer que la padece. Luego de finalizado el acto sexual la mujer puede percibir un fuerte olor similar al pescado en el ambiente. El dolor solo estará presente durante la penetración y tiende a ser leve y a aliviarse luego de culminado el coito.

¿Qué hacen con el dolor de  la Vaginosis bacteriana?

Un porcentaje elevado de mujeres usan remedios caseros para tratar la Vaginosis bacteriana, motivadas por los reportes de la gran cantidad de pacientes que son portadoras asintomáticas de esta enfermedad, y a los casos que sus conocidas le han indicado que han presentado recurrencias posterior al tratamiento médico alopático, por esta razón es común observar con una alta frecuencia que inicialmente muchas mujeres, recurren a tratamientos caseros y medicina alternativa antes de acudir al médico.

Un tratamiento adecuado con comprobada eficacia es el indicado tanto para el primer episodio de vaginosis bacteriana, como para cualquier posible reaparición de la misma. Quizás la primera línea de defensa de la mujer ha de ser el incremento en el consumo diario de probióticos en su dieta, para favorecer la proliferación y crecimiento de las bacterias residentes de la cavidad vaginal, principalmente el lactobacilo. La aplicación directa de probióticos adentro de la cavidad vaginal, ha demostrado resultados similares a la ingesta por vía oral de estos.

Que no debo hacer si sospecho que tengo Vaginosis bacteriana

  • Emplear bicarbonato cualquier producto que aumente el Ph vaginal o lo haga más básico y lo aleje del valor de 4,5 es totalmente contraproducente y empeorará gravemente la condición.
  • Tener nuevas parejas sexuales, el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual aumenta con la vaginosis bacteriana, y las nuevas parejas a su vez aumenta las posibilidades de vaginosis bacteriana. Por lo que debe de emplear  condones o algún método de barrera que la proteja
  • Emplear espermicidas cualquier agente químico irritante debe de ser evitado de ser posible durante el episodio de vaginosis bacteriana para disminuir el tiempo con la enfermedad y la severidad de esta.

¿Qué hacer si luego de un tiempo el dolor reaparece o se presenta de nuevo?

La paciente debe prestar similar atención como lo hizo la primera vez, con el empleo de un registro escrito de la fecha de aparición, las características del dolor durante el acto sexual, la presencia de secreción vaginal y de olor fuerte.

Desafortunadamente la vaginosis bacteriana presenta un alto porcentaje de recidivas, lo que amerita la repetición del tratamiento, incluso por un tiempo más prolongado que la primera vez. A pesar de  que la Vaginosis bacteriana no está catalogada como enfermedad de transmisión sexual.  Se cuenta con un gran número de casos reportados, en los cuales ha sido necesario, el dar tratamiento a las parejas sexuales de la mujer que padece de múltiples recidivas, con resultados mixtos por lo que aún no se ha estandarizado el tratamiento obligatorio de la pareja sexual a pesar de ser una conducta recurrente en la comunidad médica.

Los médicos desconocen la forma de propagación,  las causas que inician la cascada de eventos,  y las modificaciones en la cavidad vaginal que provocan la Vaginosis bacteriana. Por esta razón es de vital importancia la educación de la población femenina de 14 a 44 años que es la susceptible a esta enfermedad,  y la vigilancia permanente de la mujer de sus órganos genitales y las secreciones vaginales con el propósito de identificar tempranamente los signos de alarma para que ella pueda buscar el tratamiento adecuado.  El dolor durante el acto sexual en la mujer puede ser un claro indicio de Vaginosis bacteriana.