Vaginosis bacteriana, causa de mal olor genital

Padece usted de mal olor genital, puede usted estar sufriendo  de Vaginosis bacteriana

La vida moderna nos obliga compartir pequeños espacios con compañeros de trabajo, de escuela, pasajeros de transporte público, y familiares, por lo que nuestros olores corporales siempre están presentes en nuestra mente. Presentar algún tipo de mal olor o incluso un olor fuerte que emane de nuestro cuerpo es un motivo de ansiedad y factor estresante para cualquier mujer de nuestra era. Lamentablemente ciertas condiciones médicas escapan temporalmente del alcance que una cuidadosa higiene corporal o al empleo de sofisticados perfumes y esencias que  pueden modificar o mejorar estas emanaciones. La causa más común de mal olor en el área genital femenina es la Vaginosis bacteriana, y desafortunadamente esta condición médica no está correlacionada con la higiene o el cuidado personal.

¿Por qué la Vaginosis bacteriana genera mal olor?

La vaginosis bacteriana es una entidad médica causada por la pérdida de las bacterias que normalmente residen en armonía perfecta en la vagina, está perdida de las bacterias benéficas en su mayoría denominadas lactobacilos, es aprovechada por otras bacterias que pueden ser nocivas para el organismo y cuyo metabolismo genera gran cantidad de aminas que son expulsadas en las secreciones vaginales.  Estas aminas presentes en las secreciones son muy volátiles y al ser tan livianas son fácilmente transportadas en el aire generando el desagradable mal olor genital característico.

Mis genitales y ropa interior tienen un olor muy fuerte y desagradable como el pescado ¿Eso es normal?

No, la presencia de un fuerte y desagradable olor en el área genital y en la ropa interior que la mujer ha vestido, son signos o indicios sugestivos de vaginosis bacteriana y debe ser tratada para poder obtener la remisión o curación de esta. Un cambio súbito en el aroma y los olores desprendidos del área genital femenina debe ser siempre objeto de evaluación, y si la femenina observa la presencia de secreciones vaginales aunadas al cambio de olor, esto ha de hacer sonar las alarmas acerca de la gran probabilidad de presentar esta alteración.

¿Existen algunos factores de riesgo que predisponen a la Vaginosis bacteriana?

Las causas de la Vaginosis bacteriana aún no han sido completamente identificadas, y las razones por las cuales unas mujeres son más afectadas que otras es un tema de debate entre los diversos grupos de investigadores.

Los factores de riesgo fuertemente correlacionados con la Vaginosis bacteriana son:

  • Haber consumido antibióticos de amplio espectro recientemente: Ya que estos antibióticos pueden hacer disminuir, la población o cantidad de lactobacilos que normalmente residen en la vagina, que tienen un efecto protector para la mujer y sus genitales.
  • Alteraciones en el Ph Vaginal, cambios en el Ph normal de la vagina puede afectar negativamente a la población de lactobacilos y permitir que otros microorganismos colonicen esta cavidad. Estas alteraciones pueden ser causadas por empleo de espermicidas, duchas vaginales inadecuadas, y la introducción de algunos cuerpos extraños.
  • Disminución de la producción y secreción de estrógenos por parte de la paciente. Los estrógenos son las hormonas sexuales de mayor importancia de la mujer, estos mantienen las adecuada función y grosor de las células que cubren la vagina, así como la correcta secreción de las glándulas en sus paredes, una alteración en el nivel de estrógenos ocasiona, adelgazamiento de la pared vaginal, disminución de las secreciones y cambios en  el Ph vaginal, los cuales predisponen a la paciente a padecer de Vaginosis bacteriana.
  • Dispositivos intrauterinos. Los método anticonceptivos tales como la T de cobre y otros dispositivos intrauterinos han sido fuertemente asociados a cambios en la composición de las bacterias que normalmente residen en la vagina, y por ende facilitan la aparición, de Vaginosis bacteriana, aunado a que algunos de estos dispositivos alteran el Ph vaginal.
  • Duchas Vaginales, el empleo de duchas vaginales ha sido asociada a una mayor frecuencia de Vaginosis bacteriana en diversas poblaciones del mundo, debido a que en algunos casos los compuestos activos presentes en estos productos, son muy agresivos y lesionan la mucosa vaginal.
  • Actividad sexual con nuevos compañeros. La vaginosis bacteriana no es una enfermedad de transmisión sexual, sin embargo algunos estudios sugieren que el aumento en el número de nuevos compañeros sexuales recientemente, puede predisponer a esta enfermedad, siendo mayor para las mujeres que practican el acto sexual con otras mujeres exclusivamente, que para las que son heterosexuales o bisexuales, acotando que cada nuevo individuo aumenta el riesgo.

¿Cómo prevenir la Vaginosis bacteriana?

Actualmente ni los médicos, ni los investigadores están seguros de cómo se propaga o se previene la Vaginosis bacteriana. El centro para el control de enfermedades de los Estados Unidos de América el CDC, ha sugerido las siguientes medidas como posiblemente efectivas

  • No tener relaciones sexuales (ya que en número de mujeres vírgenes o sin historia de relaciones sexuales que padezcan de vaginosis bacteriana es muy bajo)
  • Limitar el número de parejas sexuales, ya que cada pareja nueva es un posible riesgo
  • No hacerse duchas vaginales, debido a que irritan y lesionan las paredes vaginales, ocasionando alteraciones en el Ph vaginal y la disminución de los lactobacilos residentes de esta cavidad.

La ingestión de probióticos y la aplicación intravaginal de lactobacilos sp, (Lactobacillus rhamnosus, L acidophilus, and Streptococcus thermophilus) son temas controvertidos que han arrojado buenos resultados en algunos estudios en pacientes con vaginosis bacteriana recurrentes.

Aplicación de gel de ácido láctico para acidificar la vagina, debido a que los cambios en el Ph vaginal son causantes de esta enfermedad, diversos estudios han encontrado este método efectivo tanto para la prevención de la vaginosis bacteriana en pacientes con historia de múltiples recurrencias, cómo para acortar el tiempo observable para evidenciar mejoría en mujeres tratadas con esta enfermedad.